¿Cómo cambiar tus hábitos alimenticios?

Ya lo dijo el escritor francés François de La Rochefoucauld hace unos cuantos siglos: “Comer es una necesidad, pero comer de forma inteligente es un arte.” ¿Cuántas veces has intentado seguir una dieta saludable y has terminado volviendo a comerte un paquete de Donetes a las primeras de cambio?

¿Qué significa cambiar tus hábitos de alimentación?

Hacer un cambio en tus hábitos alimentarios es un proceso que implica comer de manera más saludable y controlar tu peso, y cuenta con un objetivo claro: sentirte mucho mejor. Este proceso comienza cuando vas a comprar al supermercado y termina con lo que sirves en tu plato. Aunque pueda sonar como algo difícil de hacer y, sobre todo, de mantener, en realidad, es mucho más fácil de lo que uno podría esperar y tiene muchísimas ventajas a largo plazo.

¿Qué ventajas tiene hacer un cambio en nuestros hábitos de alimentación?

Todos conocemos a alguien al que parece que nunca se le acaba la energía. Esas personas que se levantan temprano por la mañana para ir a correr antes de ir al trabajo. Esa gente llena de motivación, a la que parece que el cansancio y el estrés no le afecta. Pues bien, te revelamos su secreto: no es el café que beben, sino la alimentación que siguen.

Los alimentos saludables y frescos son la base de nuestra energía, los productos que nos dan la vida. Los alimentos sin procesar contienen micro y macronutrientes necesarios para que tu cuerpo consiga la energía que necesita. Por ejemplo, imagínate que eres un coche y que tu estómago es el depósito de la gasolina. Si pusieras una gasolina equivocada en el depósito, el motor se rompería y el coche dejaría de funcionar. Esto es justo lo que pasa con tu cuerpo y tu nutrición. Si comes productos no saludables, estarás en la misma situación que el coche: serás cada vez más lento y estarás más cansado hasta que, con el tiempo, termines sin poder moverte. 

¿Cómo puedo comer de forma más saludable?

¿Qué alimentos son sanos y cuáles no lo son? No hay una definición exacta para estos dos conceptos, pero sí podemos afirmar que, desde un punto de vista nutricional, una dieta saludable debe ser siempre equilibrada. La ingesta de micro y macronutrientes es la base de la energía de nuestro cuerpo. Por así decirlo, son su combustible.

Los macronutrientes son los principales proveedores de energía y se dividen en hidratos de carbono, grasas y proteínas. Los micronutrientes son las vitaminas, los minerales y los oligoelementos. Las vitaminas más importantes para nuestro cuerpo son la B1, B6, B9, B12, C, D y E. Los minerales más importantes son el zinc, el hierro y el magnesio. Tanto los macros como los micronutrientes son esenciales para las funciones y los procesos vitales de nuestro cuerpo.

Aunque a primera vista parezca una lista muy extensa, estos micro y macronutrientes se pueden conseguir fácilmente siguiendo una dieta correcta.

¿Qué debo tener en cuenta?

El objetivo principal es cambiar tu estilo de vida y adquirir nuevos hábitos de alimentación que sean más saludables. Pero no te equivoques: cambiar tus hábitos alimenticios no significa que tengas que hacer una dieta. Por supuesto, es posible que pierdas peso al comer de forma equilibrada y saludable, pero no es necesario que te prohibas ningún alimento. Todos están permitidos, pero en su justa medida. En general, debes asegurarte de ingerir los micronutrientes suficientes y, lo que es aún más importante, de comer fruta y verdura todos los días. Si eres de los que son un poco reacios a las verduras, te recomendamos nuestras multivitamínicos, con las que podrás conseguir todas las vitaminas diarias que tu cuerpo necesita. Son ideales para empezar con el cambio de tus hábitos de alimentación o si tienes los días muy apretados y no tienes tiempo de preparar platos más saludables.

¿Qué debo comer si quiero cambiar mis hábitos alimenticios?

Reemplazar los alimentos no saludables por unos que nos aporten una mejor alimentación es mucho más fácil de lo que se podría pensar en un primer momento. En la siguiente tabla, te mostramos algunos ejemplos: 

EjemploAlternativa más saludable
Pan blancoPan integral
CerealesMuesli
Bebidas azucaradasTé, agua con limón
Dulces y golosinasFruta, frutos secos

¿Cuál es la clave de un cambio de alimentación exitoso?

Todos sabemos que el hombre es un animal de costumbres. Si queremos que el cambio en nuestro estilo de vida sea permanente, debemos conseguir cambiar esos hábitos nutricionales adquiridos desde hace años por unos hábitos nuevos. Los siguientes consejos te ayudarán a crear una nueva rutina de alimentación, la base perfecta para conseguir tu objetivo con éxito.

No te precipites

Si empiezas estando muy motivado, lo más probable es que quieras hacer el cambio lo más rápido posible. Sin embargo, lo que empieza rápido tiene muchas posibilidades de acabar rápido también. Tómate tu tiempo, aprende a cocinar platos más sanos, investiga sobre los tipos de alimentos que puedes poner en tu mesa. No tires toda la comida poco saludable que tienes guardada en la despensa. Termínala y empieza a comprar alternativas más sanas. De esta forma, conseguirás integrar esos nuevos alimentos en tu vida diaria y tendrás tiempo para acostumbrarte al cambio.

Traza un plan

¿Por qué quieres cambiar tu alimentación? ¿Quieres perder peso, ganar músculo o comer de forma más saludable en general? ¡Ten en mente un objetivo claro!

Piensa lo que quieres comer antes de ir a comprar. Dar vueltas por el supermercado sin saber qué comprar te hará sentirte frustrado muy rápido. Planifica las comidas de la semana (desayuno, almuerzo y cena) con antelación. Hazte una lista de la compra y así no se te olvidará nada. Aquí puedes consultar los 7 simples pasos para crear el plan de alimentación perfecto.

No vayas al supermercado con hambre

El hambre hace que las patatas fritas, el chocolate, etc. sean aún más tentadores y nos hace llenar el carrito con alimentos que no necesitamos más rápido de lo que pensamos. Para evitar esta situación, no vayas al supermercado si tienes hambre. De esta forma, te será más fácil ignorar la sección de dulces e ir directamente a la de verduras.

Ernährungsumstellung
©seb_ra

Prepara tus comidas

Al preparar tus comidas en casa con antelación te aseguras de comer de forma saludable también en el trabajo. Además, es una buena técnica para no tener que cocinar todos los días: si preparas una porción grande, podrás repartirla en varios días a lo largo de la semana. Aquí te dejamos algunas recetas deliciosas y muy fáciles de preparar.

Sé curioso

La comida saludable no tiene por qué ser aburrida. Hay cientos de verduras y frutas diferentes, de todo tipo de formas y colores. ¡Prueba una diferente cada día! Además, recuerda que la sal y la pimienta no son las únicas especias que existen. Pídeles inspiración a tu familia y amigos, así conseguirás ser creativo y no comer siempre lo mismo. Cuida la presentación de tus platos aunque cocines solo para ti: recuerda que por los ojos también se come.

Perder peso con un cambio en los hábitos de alimentación – ¿funciona de verdad?

¿Se puede perder peso cambiando la forma en la que comemos? ¡Por supuesto! Una dieta equilibrada no solo te proporciona energía en el día a día, sino que también te ayuda a adelgazar. Los alimentos integrales hacen que nos sintamos saciados durante más tiempo, por lo que evitan que piquemos entre horas. La fruta y las verduras frescas reemplazan al chocolate y sus derivados. En cuanto cambias tus hábitos alimenticios te ahorras automáticamente unas cuantas calorías, por lo que los kilos empiezan a desaparecer como arte de magia. A diferencia de las dietas típicas en las que muchos alimentos están prohibidos, llevar una dieta equilibrada es la solución a largo plazo para mantener el cuerpo con el que siempre has soñado.

Conclusiones

No solo necesitas motivación para poder hacer un cambio en tu dieta, sino que también debes tener el conocimiento adecuado para comer de forma equilibrada y rica. Los alimentos saludables son tu combustible. Recuerda que mejorar tus hábitos alimenticios significa enriquecerlos, no limitarlos. 

  • Paso a paso: modificar tus hábitos de alimentación es un proceso que necesita tiempo
  • Ten en mente un objetivo claro
  • Diseña un plan de alimentación y haz listas de la compra (te puedes apoyar de un nutriólogo, ya que es importante valorar tu estado actual de salud).
  • Prepara recetas variadas
  • Llevar una alimentación sana no es sinónimo de seguir una dieta, pero te puede ayudar a perder peso
  • Los suplementos alimenticios te ayudan a cubrir tus necesidades nutrimentales si eres una persona con poco tiempo.
  • El ejercicio te ayudará a sentirte más motivado.

Por: Undine Tackmann Redactora de contenidos y nutricionista fitness Undine es nutricionista deportiva y entrenadora personal y se encarga de publicar artículos sobre fitness y alimentación. Además, produce nuestros planes nutricionales gratuitos.

Leer fuente:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *